Reflexiones para la felicidad

“Cuanto mayor es la dificultad, mayor gloria hay en superarla” Epicuro, 270 -340 a.C.

Después de leer varios trabajos de autores relacionados con las teorías del funcionamiento de la mente humana en la búsqueda de la felicidad y aspectos psicológicos relacionados, realicé algunos resúmenes que me  facilitaron su lectura. Tras el análisis de algunas opiniones positivas de expertos y amigos, decidí publicar este resumen en mi blog porque estimo que  resultó una  síntesis  breve e interesante del esfuerzo de los autores que me ayudaron a pensar y ordenar mis conclusiones provisionales, no podían ser de otra manera, dada la complejidad de la materia e ideas.

Prodromos

Sin duda todos tenemos una opinión muy personalizada sobre lo que es la  felicidad humana. La mayoría no tienen un mínimo de base científica y son consecuencia de apreciaciones muy subjetivas. Es más, algunos se erigen como poseedores de la verdad y se vuelven profetas del cómo actuar para ser felices; hay una industria internacional muy potente, bibliográfica, sistemas, equipos, cursos, productos, que giran alrededor de ella, mediante medios publicitarios  como  conferencias, libros, folletos de autoayuda, cursos breves, información en la red, coaching, etc. etc. Según indican sus autores, el hacer o seguir la sugerencias de la publicidad lleva a los seres humanos a experimentar un  máximo placer. Pero como en otros muchos campos del saber humano lo razonable, probablemente más acertado y evidente, es lo que hasta este momento haya  establecido el método científico, la ciencia y la investigación.

Introducción

La humanidad siempre ha buscado en todas las épocas y en diferentes culturas la Felicidad. Es una aspiración humana de carácter universal.

Tenemos una cantidad de defectos porque así es lo que somos. El proceso que nos engendró probablemente no tenía un interés benévolo o primario en nuestra felicidad de tal forma que en los individuos pueden aparecer situaciones de felicidad e infelicidad. Los seres humanos fuimos dotados de algunos dones que nos dan la oportunidad de progresar. Tenemos la capacidad de empatía y compasión. Nuestras mentes nos permiten tener pensamientos sobre nuestros propios pensamientos y analizarlos. Tenemos la capacidad del lenguaje lo que nos facilita acumular nuestras ideas y compartirlas. Y al expandirse nuestra simpatía y al acumularse los frutos de nuestro ingenio colectivo podemos lograr pequeñas victorias frente a las fuerzas que nos oprimen.

Como objetivo destacado y ayudados por una de las grandes virtudes de nuestra mente, la capacidad de analizar nuestros propios pensamientos y la de actuar en consecuencia, la humanidad ha ido progresando no solo en los aspectos materiales sino también en la esfera psíquica individual y colectiva. Cuando esta capacidad no está desarrollada los análisis pueden ser erróneos y se expresan en comportamientos inadecuados hacia los demás y tal vez deletéreos para nosotros mismos.

Cuando nos autoanalizamos deberíamos pasar al siguiente estadio que consiste en tomar decisiones que conduzcan a que los moldes mentales desadaptados desaparezcan; pero es difícil salir de la zona de confort. El miedo  a romper nuestras rutinas es el que está siempre detrás del estancamiento emocional que nos dificulta ir a la zona de aprendizaje para progresar.

No podemos esperar facilidades, suficiente comida, casas cómodas. Al contrario si miseria y caos. Tampoco la misión de la evolución es convertirnos en hombres y mujeres felices. Lo natural es una lucha entre organismos: unos queremos comernos a otros; otros quieren evitar ser comidos. Otro aspecto son las enfermedades que quieren matarnos a todos. Lo increíble es que hayamos logrado prosperar mediante la aplicación acumulada del ingenio humano. Pero la gente quiere creer que la riqueza y la felicidad son el estado natural de las cosas. Y cuando no las obtienen buscan culpables.

Filosofías

Debatir, definir, preguntar, aprender y enfrentarse al caos y a las dificultades con calma, razonando y con felicidad, fueron las bases de la corriente filosófica del Estoicismo en la antigua Grecia, base de la terapia cognitiva conductual actual.

Hay cosas en la vida que son como las olas del mar, no puedo cambiarlas ni pararlas; lo más fácil es aceptarlas.

A nivel del pensamiento puedo controlar mis reacciones, mis decisiones, mis respuestas mis actitudes pero hay otras cosas externas que no controlamos, el trabajo, mis vecinos, la vida de mis hijos, la política, la economía, la pareja, desastres naturales u otras a las cuales  las hacemos  responsables de nuestras frustraciones (victimismo). Porque realmente no podemos cambiarlas hay que aceptarlas y así podemos cambiar nuestras emociones dándoles otras interpretaciones. Muchas veces no nos afectan las cosas en sí, sino las opiniones de las cosas y esto produce una respuesta emocional determinada cambiable.

Estoico: no controlo el mundo que me rodea pero si controlo como respondo a lo que me pasa.

Los estoicos consideran la ira evitable. Nadie está condenado por naturaleza a ser iracundo, solo los ignorantes y los tontos. La ira se siente cuando la realidad se opone a nuestros deseos. La ira nos secuestra en un instante y es una respuesta primitiva del cerebro diseñada para sobrevivir y secuestra nuestra parte racional. Es una escalada verbal y física. No nacimos para dañar a otros, y si no sientes empatía por los demás y haces daño probablemente no seras feliz (codicioso, violento, agrio en el estado de ánimo, quejoso etc.).

Estoico: comprensivo y generoso. Comprender la naturaleza humana y la gestión de nuestras emociones sin depender de las circunstancias externas.

Hay que tener claro lo que podemos cambiar y lo que no. Ante una situación complicada acéptala como a las olas del mar, no puedes pararlas.

Epicuro: no retrases tu felicidad y disfruta, sobrio, reflexivo y ordenando tus placeres teniendo en cuenta que el placer es ausencia de dolor en cuerpo y alma.

Sería feliz si.. no es el camino. Culpar a otros del lugar donde te encuentras genera tensión y no serás feliz.

El cerebro está preparado para la supervivencia y para la procreación no para la felicidad. Por ello recuerda más lo negativo que lo positivo según los expertos en inteligencia emocional.

Lo importante es la amistad, el afecto de los demás, y recuerda que  la soledad mata y “seca”.

Heráclito: recomendaba, ir más allá de los sentidos.

Séneca: que nada te sorprenda. Espera que te traicionen, que te decepcionen, que haya personas malas, ladrones, humillaciones, codicia, maldad, envidia, crueldad. Nada debe alterar la tranquilidad de espíritu, la paz mental y emocional. Sufrimos más con la imaginación que con la realidad. Uno deja de estar enfadado cuando se reconcilia y acepta que la vida es difícil. “Que nada te sorprenda”.

Platón: la realidad tiene aspectos más profundos que los sentidos. “La felicidad a veces es una bendición y otras es una conquista”.

Heráclito: vivimos entre materia y espíritu

La felicidad es disfrutar del presente sin depender ansiosamente del futuro.

A veces hay que renunciar a las comodidades para luego disfrutarlas más porque llegamos  acostumbrarnos a los objetivos conseguidos inmediatos (metas hedonísticas) y hay que buscar nuevas metas. Ser hipersensible a la incomodidad nos convierte neuróticos y de mal carácter, y el milagro de la vida hay que tomarla como viene, aceptemos la incomodidad, la comodidad no da la felicidad.

Eres más fuerte de lo que crees. Las cosas se pueden torcer pero tú puedes superarlas.

¿En qué sentido has mejorado hoy ?.

¿Por qué quieres entender lo que hay más allá de la muerte si no comprendes la vida?

  • Aumenta tu Carisma, como otro soporte de tu equilibrio emocional.
  • Practica ejercicio
  • Expande la postura corporal
  • Aleja las manos de la cara cuando hables
  • Mantén la espalda recta
  • Relájate
  • Mantener las manos separadas tanto mostrando las palmas como no.
  • Demuestra a la persona que disfrutas con ella
  • Desarrolla una sonrisa genuina.
  • Asiente cuando hable
  • Tómale brevemente de la mano o del brazo y manten el contacto visual
  • Siéntate cómodo como un líder
  • Muévete para mostrar entusiasmo
  • Inclínate un poco hacia adelante y mira a todo el grupo.
  • Supera el estatus  quo y haz algo distinto
  • Incita a la controversia
  • Trata temas nuevos, fáciles de entender e intuitivos.
  • Discurso claro potente y bien articulado
  • Evoca imágenes
  • Usa un ritmo alegre
  • Párate de vez en cuando para introducir énfasis y tensión

Pensamientos positivos

No hay luz sin sombras, ni totalidad psíquica sin imperfecciones. La vida para cumplirse no necesita ser perfecta sino completa.

El dolor y la imperfección son necesarios para avanzar y prosperar.

Muchas civilizaciones han utilizado celebraciones a propósito de fechas señaladas, o relacionadas con la naturaleza (fenómenos naturales cíclicos) para evitar las emociones negativas como la ira, la codicia, la tristeza.

Cómo abrir el espíritu a pensamientos positivos

  • Resolver viejos problemas con familia y amigos
  • Establecer el contacto familiar que nos permite ser emocionalmente más sanos.
  • Practicar la resiliencia (capacidad de superarse) de situaciones extremas. Resiliencia, optimismo y esperanza.
  • Erradica el amor que no se expresa porque no sirve de nada.
  • Celebra tus vínculos familiares y afectivos.
  • Cada semana tiende la mano a tus mayores.
  • Nada dura para siempre,  disfrútalo ahora.
  • La ira y la tristeza pueden ser evitadas.

Somos propensos a la depresión, a la desesperanza y a la tristeza, combátelos.

Lucha contra la procrastinación (dejar todo para más tarde). Imponte y lánzate a las tareas pendientes, no te cronifiques en esta actitud es catastrófica para progresar y puede ser causa de otros procesos mentales.

El cerebro responde bien a las actitudes consientes. Podemos dejar de comportarnos de forma automática y así podemos pasar página, evitando las imágenes negativas del pasado.

La gratitud es una buena herramienta para mejorar nuestra felicidad. Cuando generamos gratitud mejora nuestro estado físico  psíquico y emocional. Haz cada día un gesto para la gratitud.

Las buenas relaciones humanas son un lujo biológico.

Fortalezas de tu cerebro

Poténcialas; se consciente de cuáles son las tuyas.

Sabiduría y Conocimiento: Creatividad, curiosidad, apertura de mente, deseo de aprender, perspectiva

Coraje: Valentía, persistencia, integridad, vitalidad

Humanidad: Amor, amabilidad  e interrelación social

Justicia: Ciudadanía, justicia, liderazgo

Moderación: Perdón,  compasión,  humildad, prudencia, autocontrol

Transparencia: Aprecio de la belleza y la excelencia, gratitud, esperanza, sentido del humor, espiritualidad

La buena vida es aquella que está inspirada por el amor y guiada por el conocimiento, la cual seguramente generará felicidad.

Todos coincidimos en que la vida es mejor que la muerte. En que la salud es mejor que la enfermedad. En que la prosperidad es mejor que la pobreza. En que la seguridad es mejor que el peligro. En que la paz es mejor que la guerra. Y en que el conocimiento es mejor que la superstición o la ignorancia.

¿Que diríamos de la felicidad?

La felicidad natural que es aquella que nos embarga cuando conseguimos lo que queremos, pero en esta zona crece la envidia, las comparaciones, frustraciones, sensación de vacío cuando la felicidad no llega como la esperabas, por ello fabrica tu propia felicidad eligiendo experiencias, aumentando las relaciones humanas, aficiones, logros y a ser posible que solo dependan de ti.

Nuestra mente se adapta pronto a decepciones y fracasos y somos más recilientes de lo que creemos. Fundamentalmente para los grandes traumas, tanto una subida en positivo como una lotería, o un grave accidente,  las dos en un periodo de tiempo vuelven a su nivel de partida (habituación hedonística). Así la gestión de las pequeñas cosas del día a día son  muy  importantes para la felicidad.

Existen autores que jerarquizan las necesidades del ser humano, partiendo de las necesidades  básicas, como comer beber, respirar, dormir, y  van ascendiendo en una pirámide hasta cinco niveles.  El nivel superior se alcanza cuando hemos  satisfecho los niveles inferiores como  la seguridad y protección, necesidades sociales, necesidades de estima; estas  constituyen el pilar fundamental del éxito o fracaso (Teoría de la motivación).

Sin lugar a dudas Maslow tendría que incluir en las necesidades humanas para la felicidad, la Internet, el Wifi, y abundante energía para las baterías.

Hay dos formas de vivir la vida, una como si nada fuera un milagro, y otra como si todo lo fuera. En realidad después del paso del tiempo, estaremos más decepcionados por las cosas que no hicimos que por las que hicimos.

“Nada ofrece a la vida más significado que la constatación de que cada momento de sensibilidad es un don precioso”  Steven Pinker.

La Felicidad esta dentro de una  maleta. Tú decides si abrirla o no.

También para mi hay mucha felicidad en la elaboración de este post y espero que lo disfrutéis.

Visitas: 267