EL SINDROME PREMENSTRUAL Y SU FORMA GRAVE: EL TRASTORNO DISFORICO PREMENSTRUAL

 

 

      “No sonrías como si nada pasara. Sonríe a pesar de lo que pase”

 

 INTRODUCCION

El término Disforia se utiliza para definir una emoción desagradable o molesta. Estado de ánimo depresivo, (ansiedad, irritabilidad, o inquietud), es el término opuesto a la euforia.

Muchos procesos psiquiátricos son capaces de producir disforia como la

– Depresión clínica.

– Síndrome premenstrual.

– Trastorno bipolar.

– Trastorno de la ansiedad generalizada.

– Trastorno de la personalidad (por evitación y trastorno límite o bordeline).

– Síndrome de abstinencia.

– Síndrome de Asperger.

– Trastorno dismorfico corporal.

– Esquizofrenia.

En este Post trataremos de desarrollar de forma básica, el Síndrome Premenstrual (SPM) y su forma grave Trastorno Disfórico Premenstrual  (TDPM), que tiene una incidencia no despreciable en la población. Su desconocimiento nos lleva a no poder dar explicaciones a situaciones producidas por esta alteración, que en ocasiones, deterioran las relaciones humanas, sobre todo con las personas cercanas. Su conocimiento facilita ayuda y comprensión.

 

EL TRASTORNO PREMENSTRUAL

Existen algunas alteraciones orgánicas y a veces de conducta  en relación con el ciclo menstrual en las mujeres que puede afectar a la convivencia de la pareja o de su entorno más cercano, familia, amigos, trabajo etc. y es importante conocerlo puesto que pueden beneficiarse de tratamiento y comprensión de los seres del entorno y no etiquetar a estas personas de extrañas u otros apelativos no afortunados, y entender que es realmente una patología.

El síndrome premenstrual (SPM) se refiere a un grupo de síntomas físicos y de comportamiento que ocurren en un patrón cíclico durante la segunda mitad del ciclo menstrual relacionado con las variaciones hormonales fisiológicas.

El trastorno disfórico premenstrual (TDPM) es la forma grave del síndrome premenstrual (SPM). Los síntomas comunes incluyen la ira, la irritabilidad y la tensión interna, que son lo suficientemente graves como para interferir con las actividades diarias y de relaciones humanas sobre todo con su entorno.

SPM leve es común y afecta hasta un 75 por ciento de las mujeres con ciclos menstruales regulares.

TDPM afecta sólo 3 a 8 por ciento de las mujeres. Esta condición puede afectar a mujeres de cualquier nivel socioeconómico, cultural o étnico.

TDPM es generalmente una condición crónica y puede tener un grave impacto en la calidad de vida.  Afortunadamente, una variedad de tratamientos y medidas de autocuidado puede controlar eficazmente los síntomas en la mayoría de los casos.

 

SPM Y TDPM

Los tejidos de todo el organismo son sensibles a los niveles hormonales que cambian a lo largo del ciclo menstrual. Los estudios sugieren que el aumento y la caída de los niveles hormonales (por ejemplo, estrógeno y progesterona) también pueden influir en el cerebro, sobre todo en una sustancia llamada serotonina, que afecta el estado de ánimo. Sin embargo, no está claro porqué algunas mujeres desarrollan el síndrome PMS o el trastorno disfórico premenstrual TDPM, y otros no. Los niveles de estrógeno y progesterona son similares en mujeres con y sin estas condiciones. La explicación más probable, en base a varios estudios, es que las mujeres que desarrollan el síndrome TDPM son muy sensibles a los cambios en los niveles hormonales.

 

 SÍNTOMAS

Los síntomas más comunes del SPM y el trastorno disfórico premenstrual TDPM son fatiga, hinchazón, irritabilidad y ansiedad. Otros síntomas incluyen:

  • Tristeza, desesperanza, o sentimientos de inutilidad

    ● La tensión, la ansiedad, o “nerviosismo”

    ● Estados de ánimo variables con llanto frecuente

    ● Persistente irritabilidad, ira y conflicto con la familia, compañeros de trabajo o amigos

    ● Disminución del interés en las actividades habituales

    ● Dificultad para concentrarse

    ● La fatiga, letargo, o falta de energía

    ● Cambios en el apetito, que pueden incluir atracones o antojo de ciertos alimentos

    ● Dormir excesivo o dificultad para dormir

    ● Los sentimientos de estar abrumado o fuera de control

    ● Sensibilidad o hinchazón de pecho, dolores de cabeza, dolor articular o muscular, aumento de peso

 

Trastornos que imitan SPM y TDPM

 Otras condiciones tienen síntomas que son similares a los del  SPM y  TDPM, incluyendo depresión, trastornos de ansiedad y la peri-menopausia (el período de cuatro a cinco años antes de la menopausia). 

Es importante distinguir entre la depresión subyacente (que con frecuencia empeora antes de la menstruación) y verdaderos SPM o TDPM porque los tratamientos son muy diferentes.

Las mujeres con depresión subyacente a menudo se sienten mejor durante o después de la menstruación, pero sus síntomas no se resuelven por completo. Por otro lado, las mujeres con SPM o TDPM tienen una resolución completa de los síntomas cuando sus menstruaciones comienzan.

Algunas mujeres que piensan que tienen el SPM o TDPM realmente tienen depresión o un trastorno de ansiedad.

Existen otros trastornos médicos que empeoran antes o durante la menstruación, como migrañas, síndrome de fatiga crónica, dolor pélvico irritabilidad  vesical o el síndrome del intestino irritable. Una historia médica cuidadosa debe ser capaz de distinguir entre estos trastornos. También es posible que una mujer tenga TDPM, además de otra condición médica, dolor de cabeza etc.

 

SPM Y TDPM DIAGNÓSTICO

No hay una sola prueba que pueda diagnosticar el  SPM o el TDPM. Los síntomas deben ocurrir solamente durante la segunda mitad (fase lútea) del ciclo menstrual, con mayor frecuencia durante los cinco a siete días antes de la menstruación, y debe haber síntomas físicos y conductuales. En mujeres con SPM  o TDPM, estos síntomas no deben estar presentes entre los días 4 a 12 de un ciclo menstrual de 28 días.

Un estudio sanguíneo puede ser recomendado para la detección de otras afecciones médicas que causan la fatiga, como la anemia. Pruebas de función tiroidea pueden detectar el hipotiroidismo (glándula tiroides poco activa) o hipertiroidismo (una glándula tiroides hiperactiva), ambos con signos y síntomas similares a SPM y TDPM.

Aunque los síntomas de una mujer pueden sugerir TDPM, un médico puede solicitar que se registre cuidadosamente sus síntomas a diario durante dos ciclos menstruales completos. El uso de este calendario, una mujer puede evaluar la gravedad los síntomas físicos y síntomas conductuales en una escala establecida.

Los estados de ansiedad y del estado de ánimo cuando comienzan entre los 40-50 años es más probable que estén en relación con la transición a la menopausia sobre todo cuando comienzan junto con los trastornos de la menstruación. Los otros trastornos comienzan cerca de los 20 años de edad.

 

SPM Y TDPM: TRATAMIENTO

Tratamientos conservadores para el SPM se recomiendan en primer lugar, incluyendo el ejercicio regular, técnicas de relajación, y suplementos de vitaminas y minerales. Estas terapias alivian los síntomas en algunas mujeres y tienen pocos o ningún efecto secundario. Si estas terapias no traen alivio suficiente, otros  medicamentos  bajo control médico  pueden considerarse como una segunda opción.
También se recomiendan los tratamientos conservadores para las mujeres con TDPM, con fármacos de prescripción médica.

 Ejercicio. El ejercicio puede ayudar a reducir el estrés, la tensión, la ansiedad y la depresión

 La terapia de relajación.  SPM y TDPM pueden ser agravados por el estrés, la ansiedad, la depresión y otros trastornos psicológicos. Vivir con el síndrome premenstrual o TDPM puede causar dificultades en las relaciones interpersonales, en el trabajo o la escuela, y con el día a día. La terapia de relajación puede ayudar a aliviar el estrés y la ansiedad de la vida cotidiana y puede incluir técnicas como la meditación, relajación muscular progresiva, la auto-hipnosis o bio-retroalimentación.

Suplementos de vitaminas y minerales. Vitamina B6 (hasta 100 mg / día) podrían tener un pequeño beneficio para las mujeres con síndrome premenstrual leves. No más de 100 mg de vitamina B6 se deben tomar por día. Los medicamentos más eficaces son los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS)

 IRS (inhibidores de la recaptación de la serotonina). Son un tratamiento altamente efectivo para los síntomas del SPM y TDPM. Los ISRS incluyen la fluoxetina , sertralina, el citalopram  y la paroxetina . Los estudios han demostrado que los ISRS reducen los síntomas del síndrome disfórico premenstrual significativamente en comparación con el placebo en el 60 y 75 por ciento de las mujeres con TDPM. Puede que no sea necesario tomar el medicamento todos los días. Tomando el SSRI solamente durante la segunda mitad del ciclo menstrual puede ser suficiente. El efecto secundario más común es la dificultad para tener un orgasmo. Si esto ocurre, el uso de una dosis más baja o tratar con un medicamento alternativo de la misma clase se puede recomendar. ISRS se debe tomar por lo menos durante dos ciclos menstruales para evaluar su beneficio.

 Alrededor del 15 por ciento de las mujeres no experimentan alivio con estos medicamentos después de dos ciclos, en cuyo caso se recomienda un tratamiento alternativo. Otros antidepresivos eficaces pueden ser la venlafaxina  y escitalopram.

Las píldoras anticonceptivas. Algunas mujeres con síndrome premenstrual o TDPM obtienen alivio de sus síntomas cuando toman una píldora anticonceptiva. La píldora puede ser tomada continuamente para evitar tener un período menstrual. Las píldoras placebo se descartan. En teoría, tomar la píldora impide continuamente los habituales cambios hormonales cíclicos que podrían afectar el estado de ánimo.

En algunos paises, esta autorizado (Yaz) para el tratamiento del síndrome disfórico premenstrual. Yaz contiene por comprimido 20 mcg de etinilestradiol y 3 mg de drospirenona. Sin embargo, hay preocupacion de que las mujeres que comienzan Yaz podrían estar en mayor riesgo de trombosis venosas en miembros inferiores y embolia pulmonar (pero el riesgo absoluto es muy, muy bajo).

 Agonistas de la hormona gonadotropina. La hormona (GnRH) agonistas (por ejemplo, acetato de leuprolide o Lupron) liberadora de gonadotropina son un tipo de medicamento que hace que los ovarios detengan temporalmente de producir estrógeno y progesterona. Esto provoca una menopausia temporal y mejora los síntomas físicos (por ejemplo, hinchazón) y la irritabilidad causada por el síndrome premenstrual y el síndrome disfórico premenstrual. Sin embargo, los efectos de la medicación produciendo  niveles de estrógeno muy bajos, provoca sofocos severos y pérdida de masa ósea. Por lo tanto, además de la GnRH, las mujeres deben ser tratadas con dosis bajas de estrógeno y progesterona para el tratamiento de los sofocos, y para prevenir la pérdida de hueso. Aunque este tratamiento es muy eficaz, pero complejo y costoso, sólo se utiliza si otros tratamientos no son eficaces.

Tratamientos ineficaces – Varios tratamientos no tienen ningún beneficio comprobado en el alivio de los síntomas del síndrome premenstrual. Estos tratamientos incluyen progesterona, otros fármacos antidepresivos (antidepresivos tricíclicos y los inhibidores de la monoamino oxidasa) y litio. También no hay beneficio comprobado de varios suplementos alimenticios populares, incluyendo el aceite de onagra, ácidos grasos libres esenciales, y el ginkgo biloba.

 

RESUMEN

 El síndrome premenstrual (SPM) causa síntomas de una a dos semanas antes del ciclo menstrual de la mujer. Los síntomas comunes incluyen fatiga, hinchazón, irritabilidad y ansiedad.

  • El trastorno disfórico premenstrual (TDPM) es la forma grave de síndrome premenstrual y puede hacer que una mujer se sienta muy triste o nerviosa, y tener problemas con su entorno más próximo, y puede causar dificultad para un normal desarrollo de su trabajo o actividad escolar.

  •  La causa del síndrome premenstrual y el síndrome disfórico premenstrual no se conoce. Algunas mujeres pueden ser muy sensibles a los cambios en los niveles hormonales. 

  • Otros problemas, como la depresión y el trastorno de ansiedad, son similares a SPM y SDPM. La principal diferencia es que los síntomas del SPM y TDPM se producen sólo en los días anteriores a la menstruación. La depresión y ansiedad son generalmente notables todo el tiempo. Los tratamientos del SDPM y la depresión son muy diferentes.

  • No existe una prueba para el SPM o TDPM. Para ser diagnosticado, se debe tener síntomas físicos (por ejemplo, sensibilidad en los senos, dolor muscular) y los cambios del estado de ánimo (por ejemplo, tristeza, llanto, ira). Estos síntomas deben ocurrir antes de su período menstrual (no durante o después).

  • Algunas mujeres se les pide que mantengan un registro de sus sentimientos cada día durante dos ciclos menstruales completos y facilita el diagnóstico.

  • Un medicamento especifico, es generalmente el mejor tratamiento para las mujeres con TDPM

  • Los medicamentos más eficaces para el TPM o TDPM son los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS).

    Modo de uso

        Bibliografía disponible

 

One Responseto “EL SINDROME PREMENSTRUAL Y SU FORMA GRAVE: EL TRASTORNO DISFORICO PREMENSTRUAL”

  1. Dante dice:

    fantastic points altogether, you just gained a brand new reader. What would you recommend about your post that you made a few days ago? Any positive?

Leave a Reply