Currently Browsing: Poesía y Literatura

AQUILES Y EL ACRONO

 

 Nueva poesía inédita y ensayo, cedida por Máximo Claudio autor del libro de poesías “Remembranzas, Sueños y Confesiones”. Le agradezco su gesto desinteresado.

Y como es costumbre en este blog, Salvador Acosta, amigo, alpinista y senderista nos premia con sus maravillosas fotografías obtenidas en sus incontables salidas por la zona del Teide en Tenerife, Islas Canarias.

 

                      “Tu gloria y tu maldición caminan juntas de la mano”.

 

Introducción

Soy consciente que los más grandes, los más extraordinarios cerebros, han desarrollado teorías ciertas sobre la materia y también sobre el Universo, confirmadas por observaciones y experimentos, de todo tipo, diseñados por esas mismas mentes prodigiosas. No extrañará que sienta un temor casi religioso en contarles un pensamiento que convive conmigo hace mucho tiempo. No obstante, con el atrevimiento que da la ignorancia, me propongo dar ese paso.

(más…)

POESIA. LOS HIJOS DE LA MAR

 Fermín Reche Moreno nació en Almería donde transcurrió su infancia. Curso estudios de filología Románica en la Universidad de Granada y Filología Francesa en la Universidad de la Laguna actualmente Militar de carrera en situación de retiro y ha alternado esta profesión con la de docente. Autor del Libro de poesías “Evocación de la Infancia”.

Ha tenido la amabilidad de cedernos una poesía compuesta de diez cuartetos, donde el cuarteto es una estrofa poética de arte mayor con once o más sílabas por verso compuesto de cuatro versos de rima consonántica que riman ABBA .

Espero queridos lectores que os guste y disfrutéis tanto de la poesía,como de las imágenes de ascenso a los altos de Guajara en la zona de las Cañadas del Teide en la Isla de Tenerife, cedidas por Salvador Acosta,  amigo y gran senderista/alpinista. Dado lo difícil del acceso para algunos por las dificultades que entraña, así como la altitud es un regalo poder disfrutar de esas imágenes acompañados por una bella poesía.

 

 

                                                    “LOS  HIJOS DE LA MAR”

                                                                                    Forma parte de atávico linaje

                                                                               -parco en palabras, grave de semblante,

                                                                               por lo soles curtido de levante-

                                                                               ese hombre que, armado de coraje,

 

                                                                                    arranca de su seno al mar latino,

                                                                               con aparejos y artes ancestrales,

                                                                               su sustento, entre negros temporales,

                                                                               o en aguas en bonanza azul marino.

 

                                                                                    Devoto de su hogar, vive en un mundo

                                                                               de casas blancas, de la mar vigías:

                                                                               temida mar de los aciagos días,

                                                                               pródiga mar del faenar fecundo…

 

                                                                                    Toscamente tallada su figura,

                                                                               en pervivir compendia toda ciencia:

                                                                               una mar insondable es su experiencia: 

                                                                               ¿para qué más bagaje de cultura?

 

                                                                                    Al rigor de los mares resignado,

                                                                               día a día, se juega su destino,

                                                                               como avienta en la era el campesino

                                                                               el santo cereal recolectado.

 

                                                                                    Y si el mar a la barca desarbola,

                                                                               cual frágil cascarón, su fe le alienta

                                                                               a rezar una salve en la tormenta,

                                                                               que, tenebrosa, arrecia de ola en ola.

 

                                                                                    Con el torso inclinado en la explanada,,

                                                                               amojamado, al recoser el arte,

                                                                               se mostrará conforme con la parte

                                                                               que el armador le tiene estipulada.

 

                                                                                    Pues no ambiciona -¡rara sutileza!-

                                                                               el acopio de bienes materiales:

                                                                               sólo en tiempo atesora sus caudales,

                                                                               porque el tiempo es caudal de su riqueza.

 

                                                                                    Y al terminar su faenar pesquero,

                                                                               comparte en la taberna su alegría,

                                                                               canturreando alguna bulería

                                                                               de la tierra, de tema marinero…

 

                                                                                                  *  *  *  *  *

 

                                                                                    ¡Honor a estos hombres esforzados,

                                                                               que navegan, abriendo derroteros,

                                                                               en busca de lejanos caladeros,

                                                                               en traíñas y en bacas  enrolados!…

 

Imágenes del ascenso a los altos de Guajara. Tenerife

 

POESIA: SOY CANARIO

 

Esta inédita y bonita poesía ha sido cedida para publicar en este blog  por su autor Maximo Claudio autor del libro de poesías “Remembranzas, Sueños y Confesiones” y desde aquí le damos nuestro agradecimiento y en relación con la patria chica del autor hemos escogido algunas fotos cedidas por el alpinista Salvador Acósta.

 

Poesía

Soy canario, ¡qué tierra tan bonita!
y tengo en admirarla mil razones
amo su luz que al aire da fulgores
amo la negra playa y su sonrisa.

Amo esta tierra, también sus cicatrices
forjadas en las fraguas de Vulcano
y al suave alisio, con humedad cargado
Afortunadas islas… islas felices.

De mi patria amo su misterio arcano
amo su rostro abrupto, amo sus flores
del campo amo los mágicos colores
al estéril paisaje, también lo amo.

Amo además las noches estrelladas
aún más si miro estando en la montaña
y allí amo, la paz que me acompaña
con los recuerdos que llegan en cascada.

Amo la luz de esos lejanos soles
que claros deja ver el limpio cielo
amo el sentir que fluye, en onírico vuelo
en pos de tal grandeza, que el alma encoge.

De mi tierra amo sus calladas gentes
con duro esfuerzo labraron los bancales
buscando el agua en cuevas infernales
que horadaron hombres tenaces y valientes.

Llevo en mi sangre un cruce de naciones
sangre de Atlante, que dio nombre a los mares
sangre del fuego que late en los volcanes
sangre de guanche, también de sus ladrones.

Fue de los hados que heredé la firmeza
y fue del invasor, legarnos su cultura
pero el guanche nos dio, sin duda alguna
un tierno corazón y la nobleza.

En más podría ampliar el inventario
de las bondades de mi patria chica
por eso, este cantar me solicita
repetir con orgullo, soy canario.

Imágenes de ascenso al Pico Cho Marcial en Arafo, Tenerife

Cedidas por Salvador Acosta.