TRASTORNO LIMITE DE LA PERSONALIDAD O BORDELINE

TRASTORNO LIMITE DE LA PERSONALIDAD O BORDELINE

 

            “Rescátame dejándome en paz….eso me matará. Déjame en paz, pero rescátame”

 

INTRODUCCION

El concepto de personalidad, puede definirse como el patrón de actitudes, pensamientos, sentimientos y repertorio conductual que caracteriza a una persona, y que tiene una cierta persistencia y estabilidad a lo largo de su vida, de modo tal, que las manifestaciones de ese patrón en las diferentes situaciones poseen algún grado de predictibilidad, y así la definimos como “La organización dinámica de los sistemas psicofísicos, que determina una forma de pensar y de actuar, única en cada sujeto en su proceso de adaptación al medio”.

  En muchas ocasiones a lo largo de la vida, en nuestras relaciones sociales, trabajo, incluso en el seno de nuestra familia encontramos personas con comportamientos que superan el de su propia educación o lo esperado y los etiquetamos de “raros, diferentes, de difícil manejo e incluso peligrosos y excéntricos” y en muchas ocasiones se trata de trastornos de la personalidad no diagnosticados que sin duda se beneficiarían de intervención psicológica o médica.  Tabla I.

 

 

CLASIFICACION DE LOS TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD

American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fifth Edition (DSM-5), American Psychiatric Association, Arlington 2013.  DSM-5

DSM-5 Sección II incluye 10 trastornos de la personalidad (TP), agrupados en tres grupos basados ​​en similitudes descriptivas.

  • Características Clúster A: pueden aparecer individuos extraños y excéntricos.

   Paranoico  •Esquizoide  • Esquizotípico

  • Características Clúster B: aparecen dramáticos, emocionales o erráticos en sus emociones y el comportamiento.

  Histriónico  •Narcisista  • Bordelinde  •Antisocial

  • Características Clúster C: a menudo parecen ansiosos o temerosos.

   Por evitación  •Dependiente • Obsesivo compulsivo

 

Definiciones de Trastornos de la Personalidad.  Post en este Blog

 

En este post desarrollaremos las características básicas, del Trastorno de la Personalidad, Límite o Bordeline, (TLP). Es el TP más frecuente y complejo tanto en su diagnóstico como tratamiento, y de gran importancia por sus consecuencias a veces vitales.

No concretaremos sobre las herramientas  diagnósticas ya que este proceso es muy complejo, y precisa una valoración psiquiátrica completa, y es especifico de especialistas, pero debido a la alta incidencia, conocer sus  características básicas, nos puede ayudar a sospecharlo en clínica, en nuestro entorno, familia etc. y poner en marcha las medidas oportunas, si procede dada la seriedad del proceso. 

 

TRASTORNO LIMITE DE LA PERSONALIDAD O BORDELINE

EL ICD-10 – Clasificación Internacional de Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud-10ª revisión (CIE-10) utiliza el término “Trastorno de la Personalidad Emocionalmente Inestable, Tipo Fronterizo” para clasificar a estos pacientes.

 Los criterios diagnósticos de la CIE-10 son similares a los del DSM-5. Hay que tener en cuenta que el DSM-4 ampliamente utilizado se basaba en los Ejes Coaxiales para la clasificación, pero el DSM-5 más moderno prescinde ya que no son necesarios para un correcto diagnóstico.

El trastorno límite de la personalidad (TLP)  pertenece al grupo B de TP del manual DSM-5 (dramáticos, emocionales o erráticos) y consiste en: inestabilidad de las relaciones interpersonales, la autoimagen y las emociones, así como por la impulsividad a través de una amplia gama de situaciones, con deterioro significativo o malestar subjetivo.

Es el trastorno de la personalidad más ampliamente estudiado. A pesar de estos esfuerzos, siguen sufriendo una morbilidad considerable y un aumento de la mortalidad en comparación con la población general.

 El trastorno de personalidad borderline o límite (TLP) es común tanto en la población general como en la clínica. Grandes encuestas estiman que la prevalencia puntual de la TLP es del 1,6 por ciento.  Está presente en el 6,4 por ciento de los pacientes de atención primaria, el 9,3 por ciento de los pacientes ambulatorios psiquiátricos y aproximadamente el 20 por ciento de los pacientes psiquiátricos. La proporción es de 3: 1 mujer hombre con reservas.

 

LAS COMORBILIDADES

 Los trastornos psiquiátricos concomitantes son comunes en los pacientes con TLP, especialmente los del estado de ánimo (depresivo, bipolar), la ansiedad, el consumo de sustancias, trastornos del comer y los trastornos somatoformes. Una encuesta epidemiológica encontró que el 85% de los individuos con TLP tienen al menos un trastorno mental comórbido.

Los pacientes con TLP con frecuencia cumplen con los criterios para otros trastornos de la personalidad; Sin embargo, los estudios no han sido consistentes con respecto a qué trastornos de la personalidad con mayor frecuencia co-ocurren .

Asociaciones significativas de TLP y consumo de alcohol a lo largo de 12 meses de seguimiento, con los criterios del DSM-5 en todos los niveles de gravedad y también por uso de drogas. Tabla II.

 

PATOGÉNESIS

 No se conoce. La mayoría de las hipótesis sugieren que TLP se debe a una combinación de factores genéticos, neurobiológicos y psicosociales.

Genética. Hay evidencia al menos moderada para la transmisión genética y la heredabilidad de la TLP.

Neurobiológico. Quizás la función neuropéptica alterada subyace a los problemas interpersonales de estos pacientes. Se cree que la inseguridad del apego, que conduce a deficiencias en la cognición social, incluyendo las representaciones desadaptativas del yo, de los demás y de sí mismo en relación con los demás, es el núcleo de las dificultades interpersonales de los pacientes con TLP y puede ser modulada por el sistema oxitocinérgico. Además, numerosos neurotransmisores y estudios de neuroimagen han comparado los pacientes con TLP a controles sanos, y encontró anomalías como la disfunción de serotonina y reducciones bilaterales en el hipocampo, la amígdala y otras regiones del lóbulo temporal.

 La investigación ha demostrado déficits neuropsicológicos generalizados en pacientes con TLP ligados en gran medida al funcionamiento del lóbulo frontal y apoyan la idea de que muchos síntomas del trastorno, como la inestabilidad afectiva y la alteración de la identidad, se deben a conexiones interrumpidas entre la corteza prefrontal y otras regiones cerebrales que controlan funciones cognitivas superiores.

Psicosocial. Una historia de trauma infantil es común en pacientes con TLP. Sin embargo, la relación entre el traumatismo y la TLP no está clara. El trauma de la niñez no siempre está presente en pacientes con TLP, y muchas personas que sufren abuso no desarrollan TLP.

El trauma  puede tomar muchas formas, incluyendo abuso sexual, abuso físico, abuso verbal, negligencia y separación o pérdida temprana de los padres. Una revisión sistemática encontró altos índices de abuso sexual infantil (16 a 71 por ciento) y físico (10 a 73 por ciento).

 

CARACTERÍSTICAS CLÍNICAS

La inestabilidad de las relaciones interpersonales, la autoimagen, el afecto y la marcada impulsividad.

Un modelo útil organiza las características del trastorno en tres dimensiones:

  • Relación deteriorada: relaciones inestables con otros, alteración de la identidad y vacío crónico.

  • Desregulación afectiva: labilidad afectiva, enojo excesivo y esfuerzos para evitar el abandono.

  • Desregulación del comportamiento: impulsividad, suicidio y comportamiento auto-perjudicial.

Se ha demostrado que la inestabilidad afectiva es la manifestación más específica .Todas las manifestaciones de TLP se asocian con deterioro psicosocial en esta misma población, incluso en ausencia de las otras, pero sólo el vacío crónico fue un marcador de todos los tipos de morbilidad, incluyendo suicidio, historia de intentos de suicidio y hospitalizaciones, la disfunción del trabajo, la comorbilidad de los trastornos psiquiatricos (sintomático) y el funcionamiento global. Tabla

 

Dificultades interpersonales.  Suelen tener relaciones tormentosas, especialmente con las personas que los pacientes tienen cerca. En un momento, un amigo o pareja romántica puede verse no sólo como un confidente de confianza sino como una persona ideal, casi perfecta, y entonces este mismo individuo puede ser visto de repente como cruel, traicionero, muy limitado y dañino. Cuando la persona idealizada está presente y de apoyo, el paciente se siente fuerte y sólido. Sin embargo, si la persona de apoyo, no está (o es incapaz de satisfacer las necesidades del paciente), incluso por un tiempo limitado, o si el paciente piensa que la persona de apoyo está a punto de salir, el paciente puede inmediatamente enojarse, degradante, exigente, deprimido , desesperado e ideas suicidas.

 Tienden a ver a los demás como todos buenos o todos malos, un fenómeno que ha sido etiquetado como “división”. Rígidamente clasificar a otras personas como buenas o malas puede llevar al paciente a cambiar entre los puntos de vista extremos y para atender selectivamente a la información de una manera que confirma su opinión actual. Esta tendencia a “dividirse” puede afectar al tratamiento.

Los pacientes con TLP a menudo interpretan eventos neutros, palabras o caras como “negativas”. Por lo tanto, el paciente es propenso a malinterpretar desacuerdos relativamente menores o eventos adversos como una señal de que el acompañante quiere terminar la relación. El paciente a menudo reacciona con la ira o las amenazas de auto-daño, lo que puede alienar a la persona de apoyo, que entonces realmente puede querer poner fin a la relación. Esta mayor sensibilidad al rechazo real o percibido probablemente es lo que lleva a los pacientes a sentirse más cómodos o seguros con un “objeto de transición”, como una mascota o un animal de peluche, que con otras personas.

 

Inestabilidad afectiva. Pueden experimentar cambios de humor repetidos y marcados a lo largo de un solo día, con fluctuaciones momentáneas a menudo provocadas por factores estresantes ambientales. Los períodos de eutímia pueden alternarse con disforia episódica intensa que incluye depresión, ansiedad e irritabilidad. Los estallidos de ira provocados por la insatisfacción con un allegado, o personas cercanas a menudo son seguidos por sentimientos de vergüenza, culpa e inutilidad.

 

Impulsividad. El comportamiento impetuoso y auto-dañino es común y puede tomar muchas formas. Los pacientes abusan de sustancias, comen en exceso, se emborrachan, practican sexo peligroso, gastan dinero irresponsablemente y conducen imprudentemente. Además, los pacientes de repente pueden dejar un trabajo que necesitan o poner fin a una relación que tiene el potencial de durar, con lo que sabotean su propio éxito. La impulsividad también puede manifestarse con un comportamiento inmaduro y regresivo y, a menudo, toma la forma de actuar sexualmente.

Como en la auto-lesión no suicida, la impulsividad en el reino sexual puede tener una utilidad o significado importante para el paciente, por ejemplo, ayudar a aliviar la tensión interior o sentirse amado después de un reciente rechazo real o percibido interpersonal. A pesar de que el paciente puede estar arrepentido de su comportamiento después e incluso puede apreciar su peligrosidad potencial, él o ella puede encontrar muy difícil, si no imposible resistir el impulso de repetir el comportamiento.

 

Cognición. El funcionamiento neuropsicológico en pacientes con TLP se ve afectado en muchos dominios. Un meta-análisis comparando los pacientes con controles sanos encontró que el funcionamiento cognitivo en los pacientes fue sustancial y significativamente más pobre en las pruebas de

  • Atención ● Flexibilidad cognitiva ● Aprendizaje y memoria ● Planificación ● Velocidad de procesamiento ● Habilidades viso-espaciales.

Auto-lesión no suicida (NSSI, por sus siglas en inglés).  Los pacientes pueden tener un comportamiento autolesivo que no se pretende suicidar, como cortar o quemarse. El paciente generalmente puede reconocer el comportamiento como un acto compulsivo que alivia la tensión, a menudo descrita como “tensión interna”, y carece de intención suicida. Sin embargo, el comportamiento auto-perjudicial debe ser evaluado para determinar si se trata de intención suicida. Pueden sentir que el alivio de la tensión proporcionada por NSSI les impide progresar a ideación, gestos o actos suicidas. Los pacientes a quienes se les dice que su terapeuta dejará de verlos si continuaban  hiriéndose por sí mismos puede entrar en pánico y volverse más suicidas, particularmente si el paciente está fuertemente unido al terapeuta. Esto no es para sugerir que el terapeuta debe condonar NSSI, sino más bien su significado para el paciente debe ser explorado e influir en cómo se toma la acción.

 

Suicidio. Las amenazas suicidas, los gestos y los intentos son manifestaciones comunes del TLP. Aproximadamente 8 a 12 por ciento de los individuos con TLP se han intentado suicidarse en estudios retrospectivos. Una comparación de 2384 suicidios emparejados a 46.899 controles vivos del Reino Unido Clinical Practice Research Datalink, una base de datos de atención primaria, encontró 37 veces mayor riesgo de suicidio entre los pacientes con TLP en comparación con los pacientes sin trastornos psiquiátricos. Los datos de un estudio prospectivo longitudinal de los pacientes con TLP encontró una menor tasa de suicidio, el 4 por ciento en un período de 10 años. Tabla III.

La literatura ha identificado numerosos factores de riesgo de suicidio, pero ninguno de ellos es coherente entre los estudios. Incluso cuando los pacientes son cuidadosamente controlados, es difícil predecir la posibilidad de suicidio, ya que puede surgir de repente y los pacientes actúan impulsivamente.

 

Comienzo. Datos epidemiológicos limitados y clínicos sugieren que el inicio de la TLP ocurre en la adolescencia o en la adultez temprana. El diagnóstico en adolescentes ha mostrado estabilidad, confiabilidad y validez similares al diagnóstico en adultos.  Tabla IV.  Tabla V.

 

EVOLUCION

 A diferencia de las creencias de largos datos, que TLP tuvo un curso crónico, inmutable durante la vida útil (por ejemplo, en el DSM-I ), una revisión de 13 estudios de seguimiento que evaluó pacientes con TLP  utilizando entrevistas semiestructuradas, encontraron que la remisión se produjo en el 45 por ciento de los pacientes con TLP en una amplia gama de períodos de seguimiento . En las últimas dos décadas, los estudios prospectivos longitudinales más rigurosos también encontraron que la mayoría de los pacientes experimentan remisión del trastorno.

 En un estudio prospectivo de 290 pacientes con TLP entrevistados cada dos años hasta 16 años, se encontraron las siguientes tasas de remisión (definidas como que ya no cumplían los criterios diagnósticos de TLP durante al menos dos años):

  • 35 por ciento después de 2 años • 91 por ciento después de 10 años • 99 por ciento después de 16 años

La duración de la remisión se prolongó para muchos pacientes. Setenta y ocho por ciento alcanzó una remisión que duró por lo menos ocho años.

 Factores asociados con un menor tiempo de remisión:

  • Edad de 25 o menos (OR 1.46) • Buen funcionamiento en el trabajo o en la escuela en los dos años previos al estudio (OR 1.61) • No hay antecedentes de abuso sexual infantil (OR 1.43) • No hay antecedentes familiares de abuso de sustancias (OR 1.40) • Ausencia de trastorno ansioso comórbido del grupo Axis II (OR 1,49) • Neuroticismo bajo (OR 0,97) • Alta agilidad y tendencias de afiliación (OR 1,04)

La recidiva fue frecuente en los pacientes que remitían y alcanzaron buenos niveles de funcionamiento. En el estudio longitudinal de 290 pacientes con TLP, el 34 por ciento de los pacientes que remitieron, más tarde experimentaron síntomas y deterioro funcional una vez más cumplir criterios diagnósticos de TLP.

Los altos índices de remisión y recurrencia en los estudios prospectivos han desafiado la conceptualización tradicional de la TLP como un patrón estable y duradero de rasgos desadaptativos. Una reconceptualización que se ha propuesto es TLP como un híbrido de rasgos de personalidad estable y de forma intermitente expresó comportamientos sintomáticos. En los 16 años de seguimiento de los pacientes con TLP, los síntomas agudos como la auto-mutilación tenían más probabilidades de remitir durante dos años y durante un período de cuatro años que los síntomas temperamentales (rasgos), como la ira crónica. Otra opinión es que el TLP puede ser mejor clasificado como un estado mental, aunque esto contradice la observación de que hay poca diferencia entre la estabilidad / inestabilidad de la mayoría de los trastornos mentales.

 

EVALUACIÓN

 El diagnóstico clínico de trastorno límite de la personalidad (TLP) debe basarse en una evaluación psiquiátrica integral. Los clínicos deben utilizar todas las fuentes de información disponibles para hacer el diagnóstico, incluyendo la historia clínica auto-informada del paciente, las observaciones del médico durante las entrevistas y la información de familiares, amigos y registros médicos cuando estén disponibles y legítimamente accesibles.

Los pacientes deben ser evaluados cuidadosamente para los trastornos mentales y los trastornos de uso de sustancias concomitantes, junto con la suicidabilidad y otros comportamientos auto-perjudiciales

Criterios de clasificación y clasificación de la severidad. – Una medida de autoinforme denominada McLean Screening Instrument for Borderline Personality Disorder está disponible para examinar a los pacientes. Cada uno de los 10 elementos es dicotómico, y el instrumento tiene buenas propiedades psicométricas. (sensibilidad 0,81 y especificidad 0,85). Esta herramienta está destinada únicamente a la detección y no a la prestación de un diagnóstico final.

Varios instrumentos validados de evaluación del trastorno de la personalidad están disponibles para diagnosticar cualquiera de los trastornos de la personalidad, incluyendo TLP. Estos instrumentos evalúan sistemáticamente cada criterio para cada trastorno de la personalidad. Instrumentos de auto-reporte como el Cuestionario de Diagnóstico de la Personalidad tienen la ventaja de ahorrar tiempo al entrevistador, pero a menudo producen diagnósticos positivos falsos.

 

DIAGNÓSTICO

 DSM-5: criterios de diagnóstico para el trastorno de personalidad límiteUn patrón generalizado de inestabilidad de las relaciones interpersonales, autoimagen, afectos y marcada impulsividad, comenzando por la edad adulta temprana y presente en una variedad de contextos, como lo indican cinco (o más) de los siguientes:

  • 1. Frenéticos esfuerzos para evitar el abandono real o imaginario. (Nota: No incluya el comportamiento suicida o auto-mutilante cubierto en el Criterio 5.)

  • 2. Un patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas caracterizadas por alternar entre extremos de idealización y devaluación.

  • 3. Perturbación de la identidad: perceptiblemente inestable auto-imagen o sentido del yo.

  1. Impulsividad en por lo menos dos áreas potencialmente autodestructivas (por ejemplo, gasto, sexo, abuso de sustancias, conducción imprudente, atracones). (Nota: No incluya el comportamiento suicida o auto-mutilante cubierto en el Criterio 5.)

  • 5. Comportamiento suicida recurrente, gestos o amenazas, o comportamiento auto-mutilante.

  • 6. Inestabilidad afectiva debido a una marcada reactividad del estado de ánimo (p. Ej., Disforia episódica intensa, irritabilidad o ansiedad por lo general dura unas pocas horas y sólo rara vez más de unos pocos días).

  • 7. Sentimientos crónicos de vacío.

  • 8. Cólera inapropiada, intensa o dificultad para controlar la ira (por ejemplo, exhibiciones frecuentes de mal genio, ira constante, peleas físicas recurrentes).

  • 9. Idea paranoide transitoria, relacionada con el estrés o síntomas disociativos graves.

Cinco criterios o más son necesarios para el diagnóstico.

 Los nueve criterios diagnósticos del DSM-5 son comunes en pacientes con TLP. La frecuencia de cada criterio de diagnóstico en un grupo de 201 pacientes con TLP fue :

  • Inestabilidad afectiva (95 por ciento) ● Cólera inapropiada (87 por ciento) ● Impulsividad (81 por ciento) ● Relaciones inestables (79 por ciento) ● Sentimientos de vacío (71 por ciento) ● Paranoia o disociación (68 por ciento) ● Disturbios de identidad (61 por ciento) ● Miedos de abandono (60 por ciento) ● Suicidio o auto-lesión (60 por ciento)

El TLP puede ser sobre-diagnosticado, con la aplicación indiscriminada o peyorativa del término a pacientes enojados, irritantes, exigentes, difíciles o autodestructivos . En la mente de muchos clínicos, el comportamiento irritado, irritante se convierte en equivalente al diagnóstico de TLP. Sin embargo, muchas otras entidades y condiciones diagnósticas pueden conducir a este tipo de comportamientos, como el trastorno bipolar maníaco, abuso crónico de sustancias, dolor crónico, estrés crónico matrimonial o laboral y estados paranoicos crónicos.

El TLP también puede ser subdiagnosticado; El estigma que sigue siendo asociado al diagnóstico hace que algunos médicos renuentes a aplicarlo a un paciente, una perspectiva que puede afectar sus actitudes durante el tratamiento de un paciente.

Hacer el diagnóstico de TLP puede ser difícil en presencia de trastornos psiquiátricos co-occurring, especialmente cuando confundido por reacciones de contratransferencia. Los síntomas de otros trastornos, como un trastorno episódico del estado de ánimo, pueden superponerse y ensombrecer la psicopatología más estable de la TLP.

Discutir el diagnóstico. Para tener un debate franco y abierto sobre las opciones de tratamiento con un paciente, la mayoría de los médicos están de acuerdo en que el diagnóstico debe ser discutido con él / ella.

Un paciente con TLP necesita saber que el trastorno de personalidad límite es un trastorno psiquiátrico reconocido con fundamentos genéticos (biológicos) y psicosociales. El diagnóstico no hace que el pronóstico del paciente sea desesperado, existen formas efectivas de tratamiento, especialmente en el ámbito psicoterapéutico, y la remisión es relativamente común.

Instrumentos diagnósticos. Los instrumentos administrados por el entrevistador, como la Entrevista clínica estructurada para los trastornos de la personalidad del DSM-75, permiten al entrevistador aclarar respuestas contradictorias o ambiguas de los pacientes, pero son laboriosos y requieren tiempo  y generalmente se reservan para la evaluación especializada, el tratamiento o la configuración de la investigación.

Existen también instrumentos validados específicamente diseñados para diagnosticar sólo TLP. Ejemplos de ello son la lista de síntomas fronterizos, La Escala de Desórdenes de Personalidad Borderline de Minnesota . Un rasgo basado en la evaluación se puede hacer con el NEO Five Factor Inventory-BPD.

Las confiabilidades entre evaluadores y test-retest entre las diferentes entrevistas semi-estructuradas utilizadas para diagnosticar la TLP son buenas o excelentes (kappa = 0,68 a 0,96 para el evaluador intermedio y kappa = 0,40 a 0,85 para la prueba-reteste). La fiabilidad es en gran parte una función del entrenamiento y la experiencia del entrevistador.

 

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL

 Además de la comorbilidad que puede ocurrir en presencia de TLP, descrita anteriormente, la TLP necesita ser discriminada de otros trastornos psiquiátricos como parte de un diagnóstico diferencial sistemático. Estos trastornos incluyen tanto trastornos de los síntomas como otros trastornos de la personalidad.

Tabla VI.  Tabla VII.

 

 

RESUMEN Y RECOMENDACIONES

  • El trastorno de personalidad borderline o límite (TLP) es una enfermedad común, con una prevalencia estimada en un 1,6 por ciento

  • Se desconoce la etiología del trastorno.

  • Las principales características del TLP son la inestabilidad de las relaciones interpersonales, la autoimagen y el afecto, así como una marcada impulsividad.

  • La suicidialidad en forma de amenazas, gestos e intentos, y el comportamiento auto-perjudicial no suicida, son comunes en el TLP y deben ser monitoreados de cerca. Predecir el suicidio es muy difícil. Aproximadamente el 10 por ciento de los pacientes con TLP en estudios retrospectivos se han suicidado, aunque los estudios prospectivos sugieren un porcentaje algo más bajo.

  • Estudios prospectivos y longitudinales de pacientes con TLP han encontrado altas tasas de remisión y recurrencia, desafiando las conceptualizaciones tradicionales de la TLP como crónicas y persistentes. Los estudios de seguimiento han encontrado tasas de remisión de 85 por ciento a casi 100 por ciento más de 10 a 16 años.

  • Se recomienda la psicoterapia para todos los pacientes (TLP) (Grado 1B). La duración óptima de la psicoterapia no se conoce, pero los pacientes a menudo requieren muchos meses o años de tratamiento. Esto es consistente con el curso del trastorno, la gravedad de los síntomas, junto con el deterioro y los riesgos asociados, y el logro de una comprensión sostenida, el autocontrol y un mejor funcionamiento ocupacional y social.

  • Basado en los resultados de los ensayos clínicos, consideramos que las psicoterapias para el TLP a continuación son comparativamente efectivas. Su disponibilidad varía geográficamente. La selección entre ellos puede basarse en su disponibilidad local y en la preferencia del paciente

  • Terapia conductual dialéctica • Terapia basada en la mentalización • Terapia centrada en la transferencia • “Buena gestión psiquiátrica” • Terapias cognitivas y conductuales • Terapia centrada en esquemas

  • La psicoeducación es un componente importante de la psicoterapia para la TLP. Los pacientes y las familias necesitan información sobre el trastorno, sus signos y síntomas, las posibles causas, el curso y las opciones de tratamiento.

  • Para pacientes con TLP que experimentan síntomas de desregulación emocional (labilidad, cólera inapropiada y disforia), impulsividad y agresividad o problemas cognitivo-perceptivos a pesar de recibir psicoterapia basada en la evidencia, sugerimos la adición de farmacoterapia (Grado 2B). Los medicamentos antipsicóticos, estabilizadores del estado de ánimo y antidepresivos pueden reducir los síntomas de TLP, pero no es probable que resulten en la remisión del trastorno y no son un sustituto, sino más bien un complemento de la psicoterapia.

    Test de sospecha de TLP

 

Modo de uso

Bibliografía disponible.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *