¿COMO PODEMOS PROTEGER NUESTROS RIÑONES?

 

“Siguiendo una vida y alimentación sana, no sólo protegeremos nuestros riñones, sino además todo nuestro cuerpo”

 

Colaboración de la Dra. Patricia García, Nefróloga del S. de Nefrología Htal. Ntra. Sra. de Candelaria y responsable de la Consulta de Enfermedad Renal Crónica. Santa Cruz de Tenerife. España.

 

Introducción

Los riñones son dos órganos de estructura y función complejas, fundamentales para la vida en todos los mamíferos, situados en la parte posterior del abdomen, infra-diafragmáticos y retroperitoneales, con vías de drenaje a la vejiga urinaria y de ésta al exterior a través de la uretra, con sus variantes anatómicas masculina y femenina.

Su función es múltiple, siendo la fundamental la excreción de sustancias de deshecho del metabolismo corporal, a través de la orina (agua y sustancias disueltas) después de filtrar unos 120 litros de nuestra sangre por día. Otras funciones destacables son,  el mantenimiento del medio interno con regulación del nivel de hidratación, presión arterial, equilibrio iónico, y  equilibrio ácido-base. El riñón también funciona como órgano  metabólico, con transformación de productos fundamentales nutricionales y como glándula endocrina con producción y metabolización de múltiples  hormonas específicas (vitamina D, eritropoyetina, etc) con funciones fundamentales para nuestro organismo.

Las personas con enfermedad renal crónica (ERC), a pesar de una función ligeramente reducida de los riñones, no tienen habitualmente síntomas, y por lo tanto no saben que tienen  enfermedad renal,  pero cuando el deterioro progresa aparece  una constelación de signos y síntomas relacionado con la propia enfermedad y que se caracteriza por la pérdida de las múltiples funciones del riñón hasta el estadio terminal. En esta situación, la función de los riñones tiene que ser sustituida mediante tratamientos sustitutivos como la diálisis o el trasplante de riñón para poder continuar la vida.

(más…)