DESORDENES DE PERSONALIDAD

“Una tonelada de cualquier cosa, es siempre demasiado.”

“La cometa se eleva más alto en contra del viento, no a su favor.”

 

El concepto de personalidad: puede definirse como el patrón de actitudes, pensamientos, sentimientos y repertorio conductual que caracteriza a una persona, y que tiene una cierta persistencia y estabilidad a lo largo de su vida, de modo tal que las manifestaciones de ese patrón en las diferentes situaciones poseen algún grado de predictibilidad.

La personalidad es “la organización dinámica de los sistemas psicofísicos que determina una forma de pensar y de actuar, única en cada sujeto en su proceso de adaptación al medio”.

En muchas ocasiones a lo largo de la vida, en nuestras relaciones sociales, trabajo incluso en el seno de nuestra familia encontramos personas con comportamientos que superan el de su propia educación o lo esperado y los etiquetamos de “raros, diferentes, de difícil manejo e incluso peligrosos y excéntricos” y en muchas ocasiones se trata de trastornos de la personalidad no diagnosticados que sin lugar a dudas se beneficiarían de intervención psicológica, médica y de comprensión.

Este artículo  pretende informar de estos trastornos y sus variantes y para aquellos que trabajan directamente con las personas, suele ser un tema apasionante que nos permite entender muchas situaciones, que en otras circunstancias quedaríamos perplejos.

Un trastorno de la personalidad (TP) se diagnostica cuando los rasgos de personalidad son tan inflexibles y desadaptativos a través de una amplia gama de situaciones que causan angustia y deterioro psíquico y del funcionamiento del rol ocupacional social significativo. El pensamiento, muestras de la emoción, la impulsividad y la conducta interpersonal del individuo debe desviarse considerablemente de las expectativas de la cultura del individuo para calificarlo como un TP.

Los pacientes con TP pueden pasar desapercibidos en la relación médico-paciente. Los médicos de familia con frecuencia carecen del  tiempo necesario y capacitación siempre con excepciones para reconocer y manejar estos trastornos.

 

CLASIFICACION

American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fifth Edition (DSM-5), American Psychiatric Association, Arlington 2013.

DSM-5 Sección II incluye 10 TP agrupados en tres grupos basados en similitudes descriptivas.

  • Características Clúster A – pueden aparecer individuos extraños y excéntricos

Paranoico  •Esquizoide • Esquizotípico

  • Características Clúster B – Las personas a menudo aparecen dramática, emocional o errático en sus emociones y en el comportamiento

Histriónico •Narcisista • Bordelinde  • Antisocial

  • Características Clúster C – Las personas a menudo parecen ansiosos o temerosos

Por evitación •Dependiente •Obsesivo compulsivo

Estos trastornos son significativamente más frecuentes en los hombres, los jóvenes, sujetos mal educados y desempleados. Estos trastornos son altamente comórbidos  (relacionados con otras enfermedades). La prevalencia en la comunidad  se ha estimado  alrededor del 15 por ciento y se diagnostican mediante una entrevista estructurada en el  45,5%  basada en estudios internacionales.

 

MANIFESTACIONES:   La presencia constante de ciertos comportamientos y rasgos, con inicio en el medio a finales de la adolescencia y que continúa durante toda la vida adulta, son particularmente sugerente TP.

  • Cambios de humor frecuentes ● Explosiones de ira ● Ansiedad suficiente para causar dificultad para hacer amigos ● Necesidad de ser el centro de atención ● Sensación de estar ampliamente engañado o aprovechado ● Intolerancia en el retraso de la gratificación por algo ● No siente que hay algo mal con su comportamiento (síntomas ego sintónica) ● Externalizar y culpar al mundo por sus comportamientos y sentimientos.

  • Paranoide – La desconfianza y la suspicacia de los demás de tal manera que sus motivos se interpretan como malévolos

  • Esquizotípico – déficit sociales e interpersonales marcadas por el malestar agudo con, y disminución de la capacidad para las relaciones cercanas, así como por las distorsiones cognitivas o perceptivas y comportamiento excéntrico

  • Esquizoide – El desprendimiento de las relaciones sociales y una gama restringida de la expresión de las emociones en situaciones interpersonales

  • Antisocial – desprecio y violación de los derechos de los demás, la mentira, el robo, el impago de las deudas, el abandono de los niños u otras personas dependientes etc.

  • Bordelinde – La inestabilidad de las relaciones interpersonales, la autoimagen, afectos, y el control de los impulsos

  • Histriónico – emotividad excesiva y búsqueda de atención

  • Narcisista – grandiosidad (en fantasía o comportamiento), necesidad de admiración y falta de empatía

  • Dependientes – Los sentimientos de insuficiencia, incapacidad para tomar decisiones propias, la sumisión, la evitación de la confrontación por miedo a perder fuente de apoyo

  • Evitación – inhibición social, sentimientos de incompetencia e hipersensibilidad a la evaluación negativa

  • obsesivo-compulsivo – Preocupación por el perfeccionismo, mental y control interpersonal, y el orden, a expensas de la flexibilidad, apertura y eficiencia

En la atención clínica: Pueden plantear desafíos para los clínicos, y las manifestaciones de la enfermedad puede poner en peligro la atención. Barreras para el desarrollo de una alianza efectiva entre médico y paciente pueden surgir en relación con la desconfianza del paciente, irritabilidad, pobres habilidades de comunicación, la dependencia y demandas excesivas.

Los pacientes corren el riesgo de alienar al personal  de atención de salud con llamadas telefónicas nocturnas, ataques de ira, repetidas visitas o admisiones, firmando  en contra del consejo médico, o ser de otro modo no compatible con el tratamiento recomendado, críticas al sistema.

Comportamientos disfuncionales: relacionados con cuestiones de medicación, que tipifican algunos tipos de trastorno de la personalidad, se incluyen:

  • La interrupción de la terapia prescrita en la creencia de que la terapia a base de hierbas es más eficaz (personalidad dependiente) ● Mentir sobre el cumplimiento del tratamiento (personalidad por evitación) ● La mala interpretación del retraso en el clínico de devolver una llamada telefónica, lo que lleva a la sensación de rechazo y actuar deteniendo, o una sobredosis de un medicamento (límite de la personalidad)   ● La preocupación sobre los efectos secundarios inusuales de un medicamento prescrito, como el bloqueo que el cuerpo absorba los nutrientes esenciales o vitaminas, o la creencia de que están siendo engañados por una sustitución genérica a tomar algo dañino (esquizotípico de la personalidad)   ● Enojarse de que no se les dijo de un efecto secundario de un medicamento poco frecuentes o menor (personalidad obsesivo-compulsivo)

Los pacientes con TP a menudo carecen de visión con respecto a la conexión entre su comportamiento y dificultades interpersonales. Los pacientes suelen exteriorizar sus dificultades, al ver el problema  cómo la gente reacciona a ellos más que a sí mismos como el problema, y argumentan que su comportamiento era apropiado dada la provocación por otro.

 

 

IMPACTO DE TRASTORNO – Los TP son factores de riesgo importantes para una variedad de problemas médicos y otros psiquiátricos. Los resultados adversos para los pacientes con TP son:

  • Lesiones físicas de peleas y accidentes debido a un comportamiento impulsivo e imprudente ● Los intentos de suicidio ● El embarazo no planificado y el comportamiento sexual de alto riesgo ● Comórbidos, ansiedad, estado de ánimo, y o el uso de sustancias tóxicas  ● Menos respuesta favorable al tratamiento para la depresión, trastorno de ansiedad, o trastorno por uso de sustancias ● El deterioro funcional (por ejemplo, el auto-cuidado, el trabajo y el funcionamiento interpersonal)

 

 

DIAGNÓSTICO 

Dos conjuntos de criterios se utilizan para diagnosticar un TP en el DSM-5. La primera describe las características generales de un TP. La segunda describe las características específicas de los TP individuales.

 

Desorden de personalidad

  • A. Un patrón permanente de experiencia interna y de comportamiento que se aparta acusadamente de las expectativas de la cultura del individuo. Este patrón se manifiesta en dos (o más) de las siguientes áreas:

  1. Cognición (es decir, formas de percibir e interpretar uno mismo, otras personas, y eventos)

  2. Afectividad (es decir, la gama, intensidad, labilidad y adecuación de la respuesta emocional)

  3. Funcionamiento interpersonal

  4. Control de los impulsos

  • B. El patrón persistente es inflexible y se extiende a través de una amplia gama de situaciones personales y sociales.

  • C. El patrón persistente provoca malestar clínicamente significativo o deterioro en las áreas sociales, ocupacionales, u otras importantes del funcionamiento.

  • D. El patrón es estable y de larga duración, y su inicio se remonta al menos a la adolescencia o edad adulta temprana.

  • E. El patrón perdurable no se explica mejor como una manifestación o consecuencia de otro trastorno mental.

  • F. El patrón persistente no es atribuible a los efectos fisiológicos de una sustancia (por ejemplo, una droga de abuso, un medicamento) o de otra condición médica (por ejemplo, traumatismo craneal).

Criterios diagnósticos para los TP individuales:

 

Paranoide : DSM-5 Sección II criterios diagnósticos.

  • A. Una desconfianza generalizada y la suspicacia de los demás de tal manera que sus motivos se interpretan como malévola, a partir de la edad adulta y el presente en una variedad de contextos, como lo indican cuatro (o más) de los siguientes:

  • 1. Los sospecha, sin base suficiente, que otros están explotando, dañando, o le engaña.

  • 2. Está preocupado por las dudas no justificadas acerca de la lealtad o fidelidad de amigos o socios.

  • 3. Es reacio a confiar en los demás por temor injustificado que la información será utilizada maliciosamente en su contra.

  • 4. Lee degradante oculto o amenazantes significados en observaciones o eventos benignos.

  • 5. Lleva persistente rencor (es decir, es implacable de insultos, lesiones, o desaires).

  • 6. Percibe ataques a su carácter o reputación que no son aparentes a los demás y es rápido para reaccionar con ira o contraatacar.

  • 7. Tiene sospechas recurrentes, sin justificación, en cuanto a la fidelidad del cónyuge o pareja sexual.

  • B. No aparece exclusivamente en el transcurso de la esquizofrenia, el trastorno bipolar o trastorno depresivo con síntomas psicóticos u otro trastorno psicótico y no es atribuible a los efectos fisiológicos de otra condición médica.

Esquizoide – DSM-5 Sección II criterios diagnósticos:

  • A. Un patrón general de distanciamiento de las relaciones sociales y una gama restringida de la expresión de las emociones en el plano interpersonal, a partir de la edad adulta y el presente en una variedad de contextos, según lo indicado por cuatro (o más) de los siguientes:

  • 1. Ni desea ni disfruta de relaciones cercanas, incluyendo ser parte de una familia.

  • 2. Casi siempre elige actividades solitarias.

  • 3. Tiene poco o ningún interés en tener experiencias sexuales con otra persona.

  • 4. Se complace en pocos, en su caso, las actividades.

  • 5. Carece de amigos cercanos o confidentes que no sean familiares de primer grado.

  • 6. Aparece indiferente a la alabanza o la crítica de los demás.

  • 7. Muestra frialdad emocional, desapego, o la afectividad aplanada.

  • B. No aparece exclusivamente en el transcurso de la esquizofrenia, el trastorno bipolar o trastorno depresivo con síntomas psicóticos, otro trastorno psicótico, o trastorno del espectro autista y no es atribuible a los efectos fisiológicos de otra condición médica.

Esquizotípico – Descrito en detalle más abajo.

 

Histriónico DSM-5 Sección II criterios diagnósticos:

Un patrón general de la emotividad y la atención excesiva que busca, a partir de la edad adulta y el presente en una variedad de contextos, como lo indican cinco (o más) de los siguientes:

  • 1. Es incómodo en situaciones en las que él o ella no es el centro de atención.

  • 2. Interacción con otros a menudo se caracteriza por un comportamiento sexualmente seductor o provocador inadecuado.

  • 3. Muestra cambiando rápidamente en la expresión superficial de las emociones.

  • 4. Consistentemente usa la apariencia física para llamar la atención sobre sí mismo.

  • 5. Tiene un estilo de discurso que es excesivamente impresionista y carente de detalles.

  • 6. Muestra auto dramatización, teatralidad y exagerada expresión de la emoción.

  • 7. Es sugestionable (es decir, fácilmente influenciable por los demás o las circunstancias).

  • 8. Considera relaciones superficiales, más íntima de lo que realmente son.

Narcisista – DSM-5 Sección II  criterios diagnósticos:

Un patrón general de grandiosidad (en fantasía o comportamiento), necesidad de admiración y falta de empatía, a partir de la edad adulta y el presente en una variedad de contextos, como lo indican cinco (o más) de los siguientes:

  • 1. Tiene un sentido grandioso de su propia importancia (por ejemplo, exagera los logros y talentos, espera ser reconocido como superior sin logros acordes).

  • 2. Está preocupado por fantasías de éxito ilimitado, poder, brillantez, belleza o amor ideal.

  • 3. Cree que él o ella es “especial y único” y sólo puede ser comprendido por, o debería asociarse con otras personas, especiales o de alto estatus o instituciones.

  • 4. Requiere admiración excesiva.

  • 5. Tiene un sentido de derecho (es decir, las expectativas no razonables de tratamiento especialmente favorable o conformidad automática con sus expectativas).

  • 6. Es interpersonalmente explotador (es decir, se aprovecha de otros para lograr sus propios fines).

  • 7. Carece de empatía: no está dispuesto a reconocer o identificarse con los sentimientos y necesidades de los demás.

  • 8. Es a menudo envidia de los demás o cree que los otros son envidiosos de él o ella.

  • 9. Muestra, de comportamientos o actitudes arrogantes.

Bordelinde: DSM-5. Sección II. Criterios diagnósticos.

  1. Un patrón general de inestabilidad en las relaciones interpersonales, la autoimagen, y marcada impulsividad, a partir de la edad adulta y el presente en una variedad de contextos, como lo indican cinco o más de los siguientes criterios.

  2. Esfuerzos frenéticos para evitar un abandono real o imaginario.

  3. Un patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas caracterizado por la alternancia entre los extremos de idealización y devaluación.

  4. Perturbación identidad: acusada y persistentemente autoimagen inestable o sentido del yo.

  5. Impulsividad en al menos dos áreas que son potencialmente dañina para sí mismo (por ejemplo, gastos, sexo, abuso de sustancias, conducción temeraria, atracones).

  6. Recurrente comportamiento suicida, gestos o amenazas, o comportamiento de automutilación.

  7. Inestabilidad afectiva debida a una notable reactividad del estado de ánimo (por ejemplo, episodios de intensa disforia, irritabilidad o ansiedad que suelen durar unas horas y rara vez más de unos pocos días).

  8. Sentimientos crónicos de vacío.

  9. Inadecuada ira intensa o la dificultad para controlar la ira, (por ejemplo, muestras frecuentes de mal genio, enfado constante, peleas físicas recurrentes). Relacionados con el estrés.

  10. Transitoria, ideación paranoide o síntomas disociatívos graves.

  11. El patrón persistente es inflexible y se extiende a través de una amplia gama de situaciones personales y sociales.

  12. El patrón persistente provoca malestar clínicamente significativo o deterioro en las áreas sociales, ocupacionales, u otras importantes del funcionamiento.

  13. El patrón es estable y de larga duración, y su inicio se remonta al menos a la adolescencia o edad adulta temprana.

  14. El patrón persistente no se explica mejor como una manifestación o consecuencia de otro trastorno mental.

  15. El patrón persistente no es atribuible a los efectos fisiológicos de una sustancia (por ejemplo, una droga de abuso, un medicamento) o de otra condición médica (por ejemplo, traumatismo craneal).

 

Antisocial: DSM 4. Sección II. Criterios diagnósticos:

  • A. Un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás, que se producen desde la edad de 15 años, según lo indicado por tres o más de los siguientes:

  • 1. No se ajustan a las normas sociales en lo que respecta al comportamiento legal, como lo indica el perpetrar repetidamente actos que son motivo de detención.

  • 2. Engaño, como lo indica la mentira repetida, el uso de alias, estafar a otros para beneficio personal o por placer.

  • 3. La impulsividad o falta de planificar el futuro.

  • 4. Irritabilidad y agresividad, según lo indicado por peleas o agresiones físicas repetidas.

  • 5. Temerario desprecio por la seguridad de sí mismo o para otros.

  • 6. Irresponsabilidad consistente, según lo indicado por la incapacidad de mantener un trabajo con constancia o cumplir obligaciones financieras.

  • 7. La falta de remordimientos, como lo indica indiferencia o la racionalización de haber herido, maltratado o robado a otros.

  • B. El individuo es de por lo menos 18 años de edad.

  • C. Hay evidencia de trastornos de conducta con inicio antes de los 15 años.

  • D. La aparición de comportamiento antisocial no es exclusivamente durante el curso de la esquizofrenia o trastorno bipolar.

Diagnóstico diferencial –

El diagnóstico diferencial de ASPD incluye otros trastornos de la personalidad (por ejemplo, trastorno límite de la personalidad), trastornos por uso de sustancias, trastornos psicóticos o del estado de ánimo, el trastorno explosivo intermitente, y condiciones médicas tales como la epilepsia del lóbulo temporal.

 

 

Por evitación: DSM-5 .Sección II. Criterios diagnósticos.

  • 1. Evita las actividades laborales que implican el contacto interpersonal importante debido a los temores de las críticas, la desaprobación o rechazo.

  • 2. No está dispuesto a involucrarse con las personas a menos que sienta s ser querido.

  • 3. Muestra la moderación en las relaciones íntimas debido al miedo a ser avergonzado o ridiculizado.

  • 4. Está preocupado por ser criticado o rechazado en situaciones sociales.

  • 5. Es inhibida en nuevas situaciones interpersonales debido a sentimientos de insuficiencia.

  • 6. Se ve socialmente inepto, personalmente poco atractivo, o inferior a los demás.

  • 7. Es inusualmente reacio a asumir riesgos personales o para participar en las nuevas actividades, ya que pueden resultar embarazosos.

Dependiente – DSM-5. Sección II. Criterios diagnósticos:

Una necesidad generalizada y excesiva para ser atendido que conduce a la sumisión y adhesión comportamiento y temores de separación, a partir de la edad adulta y el presente en una variedad de contextos, como lo indican cinco (o más) de los siguientes:

  • 1. Tiene dificultad para tomar decisiones cotidianas sin una cantidad excesiva de consejo y consuelo de los demás.

  • 2. Necesidades a otros a asumir la responsabilidad de la mayoría de las áreas importantes de su vida.

  • 3. Tiene dificultades para expresar el desacuerdo con los demás por temor a la pérdida de apoyo o aprobación. (Nota: No incluya los temores realistas de retribución.)

  • 4. Tiene dificultad para iniciar proyectos o hacer cosas por sí mismo (a causa de una falta de confianza en sí mismo en el juicio o habilidades en lugar de una falta de motivación o de energía).

  • 5. Se desplaza excesivamente, para obtener el cuidado y el apoyo de los demás, hasta el punto de ser voluntario para hacer las cosas que son desagradables.

  • 6. Se siente incómodo o desamparado cuando está solo debido a los temores exagerados de ser incapaz de cuidar de sí mismo.

  • 7. Busca urgentemente otra relación como fuente de atención y apoyo cuando termina una relación estrecha.

  • 8. Es poco realista preocupado con el temor de quedarse para cuidar de sí mismo.

Obsesivo-compulsivo – DSM-5  Sección II. Criterios diagnósticos :

Un patrón general de preocupación por el orden. El perfeccionismo y el control mental e interpersonal, a expensas de la flexibilidad, apertura y eficiencia, a partir de la edad adulta y el presente en una variedad de contextos, como lo indican cuatro (o más) de los siguientes:

  • 1. Está preocupado por los detalles, reglas, listas, orden, organización, o los horarios en la medida en que el punto principal de la actividad se pierde.

  • 2. Muestra perfeccionismo que interfiere con la finalización de la tarea (por ejemplo, no es capaz de completar un proyecto porque sus propias normas demasiado estrictas no se cumplen).

  • 3. Se dedica a trabajar en exceso y la productividad con exclusión de las actividades de ocio y las amistades (no contabilizados por la necesidad económica evidente).

  • 4. Es excesivo, escrupuloso e inflexible sobre cuestiones de moralidad, ética o valores (no contabilizados por la identificación cultural o religiosa).

  • 5. Es incapaz de desprenderse de objetos desgastads o sin valor, incluso cuando no tienen un valor sentimental.

  • 6. Es reacio a delegar tareas o para trabajar con los demás, a menos que se sometan exactamente a su forma de hacer las cosas.

  • 7. Adopta un estilo de gasto miserable tanto hacia uno mismo y los demás; el dinero es visto como algo que debe ser atesorado para catástrofes futuras.

  • 8. Muestra rigidez y obstinación.

 

ENFOQUE DE GESTIÓN

Un plan de tratamiento debe ser desarrollado, discutido y modificado a través del tiempo con el aporte del paciente y otras personas involucradas en su apoyo. Este plan de tratamiento puede incluir terapia individual y de grupo, la medicación, la auto-educación, uso de sustancias tratamiento especializado desorden, hospitalización parcial, o breve hospitalización en tiempos de crisis. Los medicamentos se utilizan generalmente como complemento a la psicoterapia en pacientes con trastornos de la personalidad.

La remisión a un profesional de salud mental – Pacientes con problemas de manera significativa por un trastorno de TP se pueden beneficiar de derivación temprana a un profesional de salud mental y teniendo en cuenta que a veces se presentan trastornos con características mixtas no bien definidas, es necesario expertos en estos temas para clasificar al paciente y establecer un tratamiento adecuado.

La relación médico-paciente – Para cualquier paciente, cómo se presenta un plan de tratamiento, incluyendo la discusión de los efectos secundarios y el curso temporal de costumbre a la respuesta, influye en el cumplimiento del plan. Además, las directrices sobre cuándo y cómo ponerse en contacto con el médico tratante son útiles. Esta comunicación tiene una importancia aún mayor para los pacientes con TP. En comparación con la población general, los pacientes con TP tienen una mayor sensibilidad a los efectos secundarios, tienden a tomar más de un medicamento que los medicamentos prescritos y más alternativas (a base de hierbas y otros tratamientos naturales), y tienen un mayor riesgo para el uso simultáneo de drogas ilícitas y alcohol.

Psicoterapia es generalmente considerado como de primera línea para pacientes con TP.

Administración de medicamentos : No hay medicamentos aprobados por la Food and Drug Administration de E.U. para el tratamiento de TP Sin embargo, los pacientes que presentan dificultades de personalidad no pocas veces tienen otros trastornos psiquiátricos (por ejemplo, depresión, trastorno por consumo de sustancias) que deben ser abordados con el tratamiento farmacológico adecuado

Principios de la prescripción: los siguientes principios para la prescripción de medicamentos psicotrópicos en pacientes con trastornos de la personalidad se basan en gran medida en la experiencia clínica.

 

ESQUIZOTÍPICO  

El concepto de trastorno esquizotípico de la personalidad (STPD) se desarrolló a partir de la observación de que un cierto conjunto de rasgos de personalidad fueron más frecuentes en los parientes de primer grado de pacientes con esquizofrenia. Las tasas de población de este trastorno se estiman en alrededor de un 3 por ciento. Estos pacientes a menudo no están motivados a buscar tratamiento.

La asociación familiar y similitudes en varias medidas fisiológicas con esquizofrenia sugieren que las genéticas  comunes juegan un papel importante en la etiología de STPD, aunque la naturaleza exacta de la superposición genética y el grado de solapamiento con la esquizofrenia sigue siendo poco clara. Un pequeño porcentaje de estos pacientes  van a desarrollar esquizofrenia, aunque esto es cada vez más improbable si la psicosis no se desarrolla antes de los 30 años.

Signos clínicos: individuos con STPD a menudo son vistos por los que les rodean como raro o excéntrico. Ellos tienden a ser solitarios e incómodo en situaciones sociales. A menudo se sienten fascinados por las ideas inusuales, pero, a diferencia de los pacientes con delirios, que están dispuestos a considerar otras explicaciones si se presentan hechos que desafían sus teorías.

Los pacientes con STPD son similares a los pacientes con esquizofrenia que cumplen los criterios para tener prodrómica o síntomas residuales, pero no tienen delirios o alucinaciones.. El curso habitual de STPD no se caracteriza por la progresión a la esquizofrenia.

STPD se puede notar por el clínico en forma de ideas inusuales sobre la causa de los síntomas físicos. El paciente puede adoptar ideas de la medicina no tradicional (que estan significativamente en desacuerdo con las ideas dentro de la cultura de ese paciente) como punto de partida y embellecer con su propio pensamiento creativo. Puede ser difícil para el paciente  mantener la concentración al ser discutidos los síntomas, yendo por la tangente que no tienen nada que ver con sus problemas médicos. Después de un encuentro clínico con un paciente esquizotípico, el término “extraño” parece muy apropiado.

 

Criterios diagnósticos:

  • A. Un patrón general de déficit sociales e interpersonales, marcado por malestar agudo con reducida  capacidad de relaciones cercanas, así como por las distorsiones y excentricidades del comportamiento cognoscitivas o perceptivas, a partir de la edad adulta y el presente en una variedad de contextos, como lo indican cinco (o más) de los siguientes:

  1. Ideas de referencia (con exclusión de los delirios de referencia).

  2. Creencias extrañas o pensamiento mágico que influye en el comportamiento y es incompatible con las normas sub-culturales (por ejemplo, superstición, la creencia en la clarividencia, la telepatía o “sexto sentido”; en los niños y adolescentes, fantasías extrañas o preocupaciones).

  3. Experiencias perceptivas inusuales, incluyendo ilusiones corporales.

  4. Pensamiento extraño y el habla (por ejemplo, vago, circunstancial, metafórico, recargado, o estereotipados).

  5. Suspicacia o ideación paranoide.

  6. Inadecuados.

  7. Comportamiento o apariencia de que es extraño, excéntrico, o peculiar.

  8. Falta de amigos cercanos o confidentes que no sean familiares de primer grado.

  9. Ansiedad social excesiva que no disminuye con la familiaridad y tiende a asociarse con los temores paranoides más que juicios negativos sobre uno mismo.

  • B. No aparece exclusivamente en el transcurso de la esquizofrenia, el trastorno bipolar o trastorno depresivo con síntomas psicóticos, otro trastorno psicótico, o trastorno del espectro autista.

El tratamiento y el pronóstico – Los individuos con STPD más a menudo se presentan para el tratamiento de la salud mental, a instancias de los familiares. Esto puede ocurrir debido a la falta de éxito en la consecución del nivel de funcionamiento ocupacional o educativo que se esperaría en base a nive de inteligencial del individuo. En ocasiones, los síntomas de la depresión mayor o un trastorno de ansiedad son el motivo de la presentación clínica; en estos casos, los tipos de tratamiento que generalmente se recomiendan para estos trastornos comórbidos  pueden ser apropiados.

 

Remisión a la psiquiatría es útil, ya que es a menudo difícil de resolver si los síntomas psicóticos reales están presentes (lo que llevaría a un diagnóstico que no sea el TP) o si las condiciones comórbidas son evidentes  que obliga a un tratamiento adicional.

 

Debido a los vínculos entre STPD y la esquizofrenia, los medicamentos antipsicóticos se han probado en pacientes con STPD. El número de estudios es limitado y los resultados no som claros. Hay evidencia de algo de éxito con ambos antipsicóticos típicos y atípicos, especialmente para los síntomas cognitivos. Mientras que los síntomas cognitivos de la esquizofrenia a menudo no responden a la intervención psicofarmacológica, el uso de la medicación antipsicótica en STPD puede conducir a un “endurecimiento” del  pensamiento. Con esa respuesta, los pacientes con STPD pueden tener menos ansiedad social y muestran menos sospechas en situaciones interpersonales. Con menos distorsiones cognitivas, los pacientes pueden responder de manera más acorde con las expectativas de la sociedad, y son más capaces de centrarse en la naturaleza real de un cambio. Sin embargo, los pacientes a menudo siguen siendo extraños en apariencia y socialmente ansiosos, incluso cuando mejoran cognitivamente con el tratamiento con medicamentos. Por esta razón, el  entrenamiento en habilidades sociales también ha sido recomendada.

 

RESUMEN

– Un TP surge cuando los rasgos de personalidad de un individuo son tan inflexibles y desadaptativos a través de una amplia gama de situaciones que provocan un deterioro significativo y angustia.

– Los TP son definidos por DSM-5 criterios diagnósticos especificados; los trastornos se agrupan en tres grupos.

– Características CATEGORÍA A: las personas pueden parecer extraño y excéntrico; los trastornos incluyen TP paranoide, esquizoide, esquizotípico .

– Características CATEGORIA B: personas a menudo aparecen dramática, emocional o errático en sus emociones y el comportamiento; los trastornos incluyen trastornos de personalidad histriónica, narcisista, límite y antisocial.

– Características Categoría C: Las personas a menudo parecen ansiosos o temerosos; los trastornos incluyen evitación, dependiente y obsesivo-compulsivo trastornos de la personalidad

– Los pacientes con TP tienen un mayor riesgo de resultados adversos relacionados con el trauma físico, el suicidio, los trastornos por uso de sustancias y otros trastornos mentales concurrentes. Los pacientes a menudo tienen dificultades para entender sus condiciones y el establecimiento de una buena relación con sus médicos.

– La psicoterapia es generalmente considerado como tratamiento de primera línea para los pacientes con trastornos de la personalidad. En la atención primaria y la gestión de la medicación psiquiátrica, la relación médico-paciente se ve facilitada por el establecimiento de expectativas de los pacientes.

– La farmacoterapia, que se utiliza como el aumento de la psicoterapia en los TP, es generalmente dirigido a abordar los síntomas específicos (por ejemplo, depresión, ansiedad) o problemas de comportamiento (por ejemplo, la autodestrucción, la impulsividad, control de la ira). La evidencia de la eficacia de los medicamentos en los pacientes con TP es limitada. Se debe tener cuidado para evitar la polifarmacia; Por ejemplo, si un paciente no responde a un medicamento debe detenerse en lugar de aumentarlo. Los medicamentos no se deben cambiar en momentos de crisis.

– Las benzodiazepinas deben evitarse siempre que sea posible. Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) pueden reducir la irritabilidad, pero pueden ser necesarios dosis más altas que la media terapéutica. Los fármacos antipsicóticos también pueden disminuir la irritabilidad y la agresión;  se utilizan normalmente en los trastornos de personalidad en dosis más bajas que las utilizadas en los trastornos psicóticos.

– Los pacientes con trastorno esquizotípico de la personalidad (STPD) son a menudo solitarios con ideas inusuales pero no son delirantes. Entrenamiento en habilidades sociales y de los medicamentos antipsicóticos pueden ser útiles.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *